DECIR "NO", A VECES ES DECIR SÍ A LA ESTRATEGIA

Dí “sí” a la estrategia

Seguro que has escuchado esto antes: la estrategia es tomar decisiones difíciles.

Los responsables de negocios asienten con la cabeza cuando escuchan esto. Pasamos mucho tiempo y gastamos mucha energía construyendo las soluciones, productos y servicios que ofrecer a nuestros clientes y viendo y analizando cómo sobresalir frente a la competencia. Esto implica invertir recursos económicos y humanos para realizar nuestras elecciones estratégicas. Dado que los recursos monetarios y humanos no son infinitos, tenemos que elegir. Necesitamos dejar de hacer algunas actividades para iniciar o potenciar otras.

 

Hasta este momento, seguirás asintiendo con la cabeza porque estás de acuerdo con nosotros, y es cuando preguntas “¿cuáles son las dificultades que se te presentan para lograr tus objetivos?” cuando tus alarmas se disparan y consigues un montón de respuestas. 

 

Cuando preguntamos “¿qué vamos a parar, a dejar de hacer?”, nada cambia, siempre hay un montón de cosas que podemos dejar de hacer y, por desgracia, lo único que se para es lo que no debería parar nunca: el diálogo, y todos son los que tienen que vérselas con esta inevitable decisión.

 

 A veces nuestro equipo es lo suficientemente valiente como para sugerir parar o dejar dos o tres proyectos existentes, pero generalmente la decisión real se esfuma de nuevo al utilizar palabras como “reevaluar, volver a priorizar” a la hora de hablar de ellos. Cuando se hace una propuesta para detener un proyecto, un comentario típico y que habrás escuchado decir más de una y dos veces es ese de “Sí, tenemos que volver a mirar eso”. Pero volver a mirar, revisar, volver a priorizar, reevaluar  significa justificar y eso es lo de siempre. Nada se detiene. 

 

¿Cómo podemos dejar de lado los proyectos que no se alinean con nuestra estrategia? Clic para tuitear

 

En primer lugar, pon sobre la mesa los diez proyectos principales de los que haya que discutir una estrategia. No se trata de compartir la lista con otros o alinear los proyectos porque la formulación de la estrategia no ha comenzado, sino que cada miembro del equipo debe desarrollar su propia lista de forma independiente. Una vez se hayan decidido los proyectos que abordar, será hora de dar el siguiente paso.

 

Tras la fase de descubrimiento de la estrategia conoceremos las necesidades de los clientes, las tendencias generales, sus creencias y competencias. ¿Qué necesidades, tendencias, creencias o capacidades tienen tus proyectos? ¿ Describirían el proyecto de manera similar otras personas? ¿Estaría de acuerdo un observador externo? En este momento se trata de entender por qué estamos trabajando en los proyectos actuales.

 

Todavía no se han elegido qué ideas abordar, por lo que es demasiado pronto para evaluar el ajuste estratégico de la cartera actual de proyectos.

 

Una vez que se selecciona una estrategia, determinaremos las debilidades y las acciones que se diseñarán. Ahora es el momento de evaluar si los proyectos actuales se alinean con tu estrategia elegida, manteniendo un diálogo sólido sobre cómo los proyectos existentes apoyan la dirección estratégica seleccionada.

 

Algunos proyectos se alinearán bien con la intención estratégica, algunos tendrán que ser modificados y otros tantos los dejaremos porque el objetivo con el que se alinean ya no es una prioridad estratégica. 

 

Pausar o detener  un proyecto evaluando el porqué elimina la duda ante si hacerlo o no. Dejar proyectos no alineados envía un mensaje claro y claro a la organización de que el cambio está realmente aquí. Los recursos rendirán más ahora.

 

Clic para tuitear

ONE COMMENT

Deja un comentario

Twitter

Contacta con nosotros

Pide tu presupuesto o propuesta sin compromiso y estudiaremos tu proyecto para darte el mejor servicio personalizado. llamar contactar

Síguenos

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On LinkedinVisit Us On GooglePlus