CENTRARTE EN EL ROI TE ASEGURA SER CONSCIENTE DE LO QUE INVIERTES Y LO QUE OBTIENES

Social Media: A nadie le importa cuántos seguidores tienes

Cuando las empresas empezaron a usar el social media, todo iba de números, cuanto más de lo que sea, mucho mejor.

Tu rendimiento se medía en términos de los seguidores o de volumen de likes, shares, retweets o pins que conseguías.

 

Pero el social media ha evolucionado en este tiempo para convertirse en un canal fundamental de marketing, y la forma de interpretar estos números ha cambiado un montón. Pasamos mucho tiempo cada día programando tweets, buscando contenidos para compartir en Facebook y editando fotos para Instagram, y tenemos que ser capaces de analizar si el esfuerzo merece la pena. Necesitamos saber si estos números son indicativos del éxito y cómo se relacionan con el crecimiento de nuestro negocio o marca.

 

¿Qué es tener éxito en social media?

 

Como marca, contar seguidores es una “vanity metric” que no siempre refleja la realidad ni el éxito que podemos tener. Aunque sí que es verdad que tener muchos seguidores puede ser beneficioso en términos de alcance, credibilidad y posicionamiento frente a la competencia, este número puede no representar la profundidad con la que tu marca cala en tu audiencia ni cómo resuena en ella tu mensaje, ni es un indicador de cuánto vendes ni de cuántos leads generas a través del social media.

 

El social media es un canal de marketing que requiere mucho tiempo, esfuerzo y muy frecuentemente, inversión en SEO, PPC y también email marketing. Su éxito debería, por lo tanto, ser analizado y definido de la misma forma, en términos de KPIs de negocio.

 

Ahora bien, ¿Cómo lo medimos?

 

  1. Análisis de situación

 

Cuando medimos los resultados de cualquier acción de marketing, necesitamos un punto de partida. Realizar una auditoría detallada a tus canales sociales te ayudará a entender tu rendimiento actual y te dará un punto a partir del cual seguir creciendo.

 

Primero, usa cualquier herramienta de análisis junto a Analytics de Google para evaluar tus fortalezas, debilidades, oportunidades y para determinar cuál es tu audiencia en cada canal.

 

Esto es de especial importancia, ya que las audiencias en cada canal son diferentes, y, conociéndolas, sabrás qué contenido crear para cada canal y cómo afectará a tus objetivos.

 

Echa un vistazo a tu mejor estadística en contenidos en lo referente a alcance y a engagement. Examina el tipo de tráfico que genera hacia tu web y el mapa del viaje del usuario para entender si estás convirtiendo.

 

  1. Establece objetivos sobre métricas importantes

 

Una vez que comprendes dónde estás en social media marketing necesitas establecer objetivos realistas y específicos que sirvan a un propósito y estén establecidos alrededor de métricas importantes. Esto te ayudará a desarrollar una estrategia manejable que genere resultados.

 

Observa tus objetivos generales de negocio y piensa en cómo los medios sociales pueden ayudarte a alcanzarlos. A lo mejor, quieres aumentar la visibilidad de la marca entre los 18-25 años. Para ello, una meta realista puede ser aumentar la interacción de Facebook.

 

Cuando sea posible, también debes establecer objetivos alcanzables en torno a las conversiones directas y establecer ventas o objetivos de adquisición de leads. Un ejemplo de este tipo de objetivo podría ser: “Ganar 20 ventas a través de publicación orgánica de Facebook” o “Obtener 15 registros a través de Twitter”.

 

Sin embargo, para muchas empresas, y pequeñas empresas, centrarse en las conversiones directas no es realista y el social media es mucho más que Adwords o Email marketing.

 

     3. Enfócate en el ROI

 

Como ya hemos dicho antes, el social media es un juego en el que puede ser difícil cuantificar en términos de dinero. Pero independientemente de si puedes conseguir conversiones directas o no, trata siempre de tener una forma de obtener el ROI de tus esfuerzos.

 

Establecer un coste mensual por canal en términos de horas invertidas puede ser una buena solución. Por ejemplo, en Agosto puedes haber pasado 20 horas en Facebook y ganaste 10,000 visitas a tu web. Puedes decidir que este tráfico te vale para decidir si estás ganando un retorno de tu inversión.

 

Poner el énfasis en el ROI te asegura que eres completamente consciente de cuánto trabajo estás poniendo y qué estás obteniendo exactamente. Esto evita que gastes tiempo y dinero en cosas que no te son rentables.

 

      4. Usa herramientas y mide a menudo

 

Si no mides, no estás haciendo marketing, por lo que tienes que asegurarte de dejar un tiempo a la semana para echar un vistazo a tus redes sociales y notar cualquier cambio, mejora u otro resultado.

 

Cada canal tiene sus propias analíticas, que te pueden dar información interesante y valiosa sobre tu contenido y tu audiencia. Algunos datos pueden darte incluso ideas para saber qué día de la semana es mejor publicar dónde.

 

No anotes tus resultados simplemente, analízalos y reordena tu estrategia usandolos. Por ejemplo, si ves que tienes poco alcance, tu mensaje no es lo suficientemente fuerte. Si tu engagement es bajo, tu contenido puede no estar específicamente segmentado, y si tus conversiones podrían ser mejores, considera repensar un poco tus CTAs. 

 

Asegúrate de medir frecuentemente. El social media es un medio instantáneo y puedes determinar casi al momento qué te está generando buenos resultados y qué no. No esperes a crear un informe mensual para cambiar o adaptar tu estrategia. Presta atención a lo básico: si algo no funciona, no lo hagas.

Deja un comentario

Suscríbete a nuestra newletter

* Este campo es obligatorio

Twitter

Contacta con nosotros

Pide tu presupuesto o propuesta sin compromiso y estudiaremos tu proyecto para darte el mejor servicio personalizado. llamar contactar

Síguenos

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On LinkedinVisit Us On GooglePlus